T. Levitt… arte "Innovación Imitadora"

Posted on mayo 21, 2008. Filed under: Conceptos y otras cosas, Estrategias, Ted Levitt | Etiquetas: |

T. Levitt… arte (ENTREGA 2 y disculpen las demoras)

A diferencia del primer post en el cual describía un breve resumen sobre lo que a esta nota refiere, decidí que editaría la misma no literalmente sino aplicando aquello que considero una humilde interpretación y dejar volar las ideas que este referente no deja de impartir. (1)

1966! Increíble su desarrollo de las habilidades conceptuales!!!!!!!!! Managers Apunten!!!!

A disfrutarla!TED LEVITT

(1) Fuente: Para escribir este post me he basado en el artículo escrito por el autor Theodore Levitt para la prestigiosa publicación Harvard Business Review, publicada originalmente en la edición septiembre-octubre de 1966. Las opiniones vertidas por la editora de este blog no necesariamente sugieren eficaz u óptima la interpretación de la misma.

Proviene del anterior post  Innovación Imitadora que culminaba “calificado de «nuevo» suele alcanzar una amplia visibilidad sólo después de estar presente en el mercado durante un cierto tiempo. La visibilidad lograda no es tanto consecuencia de su novedad real o temporal como del número de imitadores ruidosos que haya generado. En general, los consumidores son conscientes de la novedad tardía e imitadora, y no de la novedad puntual e innovadora. ”

Para visualizar los anteriores haga click en los siguientes enlaces:

Título: Distinciones significativas

El segundo concepto en los que Ted Levitt nos adentra es una clasificación que como mínimo contemplas las innovaciones. El análisis proviene de dos puntos de vista que describe:

  1. novedad en el sentido de que algo nunca se ha hecho antes, y
  2. novedad en el sentido de algo que no ha sido hecho antes por el sector o por la empresa que ahora lo hace.

Nota PS, en este sentido pareciera que fuera livianamente cuando en realidad es claramente pregnante el concepto y puntualizado de manera pertinente y oportuna. Releer y pensarlo en forma de ejercicio clasificando en nuestras actividades dichas distinciones estimo y hasta asevero nos llevaríamos más de una sorpresa.

Ted Asegura: “En sentido estricto, la innovación se produce sólo cuando algo es enteramente nuevo, es decir, que nunca se ha hecho con anterioridad. Se podría permitir una interpretación más flexible de esta definición indicando que la innovación existe también cuando algo que ya se ha hecho antes en otro lugar, se hace por primera vez en un sector de actividad determinado.”

Sin dejar de recordar: esta clara excepción que conversábamos en el anterior post: “Por otra parte, cuando otras empresas del mismo sector copian al innovador, aun cuando sea algo nuevo para ellas, no se trata de innovación sino de imitación.”

Ejemplos:

-El embalaje de plástico de burbujas o retráctil para pequeñas herramientas puede ser nuevo para el sector de ferretería, pero puede haberse utilizado desde hace algunos años en otras aplicaciones (innovación).  NOTA P.S. Me comprometeré a investigar ello porque me provoca profunda curiosidad!

Sigue remarcando las diferencias que ya estamos adquiriendo o internalizando como claras entre lo que  podría denominarse como «novedad innovadora» sobre ello,  destaca que es absolutamente diferente de la actividad de l+D organizada para la imitación, Esta ultima no es más (que simple D+D -diseñó y desarrollo. En el mejor de los casos, podría considerarse como I+D pero a la inversa -es decir, que la empresa trabaja hacia atrás, a partir de lo que otros ya han hecho, intentando hacer lo mismo o mejorado (alentemos a ello!) pero por sus propios medios. Nace el D+I.

A lo largo de este post hemos hecho mucho hincapié (tal T. Levit) en tener claro la importancia de estas diferencias en cuanto al tipo de esfuerzo y compromiso necesarios (junto a una fe a veces ilógica especialmente en I+D y en la innovación) es por ello que asevera en este apartado

que exige llevar a cabo un análisis más detenido en muchas empresas de sus estrategias competitivas y de crecimiento.”

Nota P.S.: No olvidemos! Nuestros recursos en juego: escasos por definición!

(1) Fuente: Para escribir este post me he basado en el artículo escrito por el autor Theodore Levitt para la prestigiosa publicación Harvard Business Review, publicada originalmente en la edición septiembre-octubre de 1966. Las opiniones vertidas por la editora de este blog no necesariamente sugieren eficaz u óptima la interpretación de la misma.

  • Próxima entrega: Necesidad de una política equilibrada

Post relacionados:

Anuncios

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: